Rosé 1890 - DOCa Rioja
Manzanos 1890 Rosé
1890 Graciano - DOCa Rioja
Manzanos 1890 Graciano
1890 Manzanos - DOCa Rioja

DOCa Rioja

1890 Manzanos es el epítome del legado de las cinco generaciones de la familia Fernández de Manzanos: crear momentos de felicidad y de celebración de la vida. El saber hacer de 127 años al servicio de nuestra misión.
Descubre nuestro Legado.

 EL JUBERO

Para elaborar este singular vino 1890 Manzanos Rosé utilizamos la fruta de nuestro viñedo El Jubero, situado en las cercanías de Ribafrecha y que tiene una altitud de entre 600 y 700 metros. Se trata de una garnacha cultivada en una superficie de tres hectáreas plantada en dos veces. La primera plantación tiene 40 años de edad y la segunda 35 años.

Manzanos 1890 Rosé
Manzanos 1890 Rosé

La historia de este rosé es anecdótica y es que surgió porque nuestro enólogo Borja Ripa apreciaba las cualidades de esta garnacha especial y quería conseguir esa expresividad en un vino tinto fino, estructurado y con los aromas que solo esta garnacha era capaz de desplegar. Tras varios años intentándolo, Borja no conseguía reflejar la grandiosidad que él veía en la uva en un tinto. Conseguía la nariz pero no la estructura que quería.

En un trayecto en coche gritó ¡Eureka!, se estaba fraguando la idea de este sorprendente vino que todos admiramos. Ligeramente complementó esta garnacha de maravilloso aroma con un tempranillo blanco cultivado a 700 metros de altura y se produjo la magia. Ahora sí había conseguido desplegar la grandiosidad y la amplitud aromática de El Jubero.

Manzanos 1890 Rosé

 EL JUBERO

Para elaborar este singular vino 1890 Manzanos Rosé utilizamos la fruta de nuestro viñedo El Jubero, situado en las cercanías de Ribafrecha y que tiene una altitud de entre 600 y 700 metros. Se trata de una garnacha cultivada en una superficie de tres hectáreas plantada en dos veces. La primera plantación tiene 40 años de edad y la segunda 35 años.

La historia de este rosé es anecdótica y es que surgió porque nuestro enólogo Borja Ripa apreciaba las cualidades de esta garnacha especial y quería conseguir esa expresividad en un vino tinto fino, estructurado y con los aromas que solo esta garnacha era capaz de desplegar. Tras varios años intentándolo, Borja no conseguía reflejar la grandiosidad que él veía en la uva en un tinto. Conseguía la nariz pero no la estructura que quería.

En un trayecto en coche gritó ¡Eureka!, se estaba fraguando la idea de este sorprendente vino que todos admiramos. Ligeramente complementó esta garnacha de maravilloso aroma con un tempranillo blanco cultivado a 700 metros de altura y se produjo la magia. Ahora sí había conseguido desplegar la grandiosidad y la amplitud aromática de El Jubero.

ELABORACIÓN

Nuestra garnacha ha fermentado en barrica durante dos meses, para conseguir darle la estructura y el volumen que perseguíamos sin maderizar. Queríamos conseguir una redondez voluminosa pero que el aroma no tuviese influencia de la barrica, para que el esplendor aromático de la garnacha se mantuviese y que en boca no tuviésemos tampoco aporte de los matices del roble.

Hemos prensado la uva y macerado con la pulpa durante dos días, después hemos desfangado y fermentado en depósito y hemos dividido el vino en dos partes, la primera ha estado en barrica francesa de 2 a 3 meses y la segunda parte ha seguido en depósito.

EL BARRANCO

1890 Manzanos Graciano se elabora de la uva procedente del viñedo de Graciano más viejo del mundo, que adquirimos en 2012 y que está ubicado en San Adrián a 400 metros de altura, en Rioja del Reyno. Se trata de un viñedo plantado en vaso en 1940 que cuenta con 3 hectáreas de superficie y exposición sur en una ladera sobre el valle del río Ega, localización óptima para variedades de ciclo largo como el Graciano.

A partir de este viñedo llamado El Barranco, hemos elaborado un Graciano CVC (conjunto de varias cosechas) buscando las cosechas que se complementasen para conseguir un vino único.

La primera de las cosechas que utilizamos fue la de 2012, el primer año en nuestra propiedad. Fue un año que fue especialmente cálido y seco, tuvimos dificultades para regar el viñedo por la escasez de lluvia y de los pozos de agua y además cayó granizo que hizo que perdiéramos una parte de la cosecha. Como resultado obtuvimos un Graciano de gran concentración y estructura, con un grado alcohólico muy alto y mucho color.

Manzanos 1890 Graciano
Manzanos 1890 Graciano

 

El segundo Graciano que hemos utilizado es el que tuvimos de la cosecha de 2014. Fue una cosecha especialmente buena para esta viña ya que pudimos esperar y recogerla antes de que empezara a llover durante días, que fue lo que hizo que los resultados generales de ese año no fuesen positivos. Sin embargo, esta viña tuvo las características que buscamos de madurez media y elegancia.

La tercera de las cosechas que utilizamos es la del 2016. Este Graciano aporta la frescura necesaria al vino para mostrar la fruta y equilibrar el vino.

En resumen, hemos utilizado tres cosechas con tres características complementarias: la primera la máxima estructura, la segunda la elegancia y la tercera la frescura. Estas tres se complementan para imprimir el carácter especial de esta creación única.

La vendimia se realiza de madrugada para poder conservar intacta la frescura de la uva. Se recoge a mano en cajas de 12 kg.

1890 Manzanos Graciano

EL BARRANCO

1890 Manzanos Graciano se elabora de la uva procedente del viñedo de Graciano más viejo del mundo, que adquirimos en 2012 y que está ubicado en San Adrián a 400 metros de altura, en Rioja del Reyno. Se trata de un viñedo plantado en vaso en 1940 que cuenta con 3 hectáreas de superficie y exposición sur en una ladera sobre el valle del río Ega, localización óptima para variedades de ciclo largo como el Graciano.

A partir de este viñedo llamado El Barranco, hemos elaborado un Graciano CVC (conjunto de varias cosechas) buscando las cosechas que se complementasen para conseguir un vino único.

La primera de las cosechas que utilizamos fue la de 2012, el primer año en nuestra propiedad. Fue un año que fue especialmente cálido y seco, tuvimos dificultades para regar el viñedo por la escasez de lluvia y de los pozos de agua y además cayó granizo que hizo que perdiéramos una parte de la cosecha. Como resultado obtuvimos un Graciano de gran concentración y estructura, con un grado alcohólico muy alto y mucho color.

El segundo Graciano que hemos utilizado es el que tuvimos de la cosecha de 2014. Fue una cosecha especialmente buena para esta viña ya que pudimos esperar y recogerla antes de que empezara a llover durante días, que fue lo que hizo que los resultados generales de ese año no fuesen positivos. Sin embargo, esta viña tuvo las características que buscamos de madurez media y elegancia.

La tercera de las cosechas que utilizamos es la del 2016. Este Graciano aporta la frescura necesaria al vino para mostrar la fruta y equilibrar el vino.

En resumen, hemos utilizado tres cosechas con tres características complementarias: la primera la máxima estructura, la segunda la elegancia y la tercera la frescura. Estas tres se complementan para imprimir el carácter especial de esta creación única.

La vendimia se realiza de madrugada para poder conservar intacta la frescura de la uva. Se recoge a mano en cajas de 12 kg.

ELABORACIÓN

En cuanto a la fermentación, se realizan suaves remontados y bazuqueos durante el proceso. Además, una parte de la uva también se fermenta en barricas francesas abiertas de 500 litros con bazuqueo y luego se ha prensado para meterlo a barrica el tiempo que ha estado cada partida.

Cosecha 2012: Este Graciano lo hemos criado en barrica durante 4 años.
Cosecha 2014: Esta la hemos criando durante dos años y medio en barrica.
Cosecha 2016: Ha pasado tres meses en depósitos de hormigón y ha estado embotellado ocho meses.

La crianza se realiza en barrica de roble francés nueva y de segundo año.

La elección de esta botella tan especial, la ocasión lo requiere, y en formato Magnum (1,5 litros), tiene mucho sentido para nosotros ya que favorece un envejecimiento del vino más lento y armonioso debido a la mayor capacidad del recipiente. Como resultado obtenemos un vino con una mejor uniformidad y estabilización, así como una mayor y mejor longevidad. El formato es perfecto para conservar vinos de larga guarda.

ELABORACIÓN

Nuestra garnacha ha fermentado en barrica durante dos meses, para conseguir darle la estructura y el volumen que perseguíamos sin maderizar. Queríamos conseguir una redondez voluminosa pero que el aroma no tuviese influencia de la barrica, para que el esplendor aromático de la garnacha se mantuviese y que en boca no tuviésemos tampoco aporte de los matices del roble.

Hemos prensado la uva y macerado con la pulpa durante dos días, después hemos desfangado y fermentado en depósito y hemos dividido el vino en dos partes, la primera ha estado en barrica francesa de 2 a 3 meses y la segunda parte ha seguido en depósito.

Manzanos 1890 Rosé
Manzanos 1890 Graciano

ELABORACIÓN

En cuanto a la fermentación, se realizan suaves remontados y bazuqueos durante el proceso. Además, una parte de la uva también se fermenta en barricas francesas abiertas de 500 litros con bazuqueo y luego se ha prensado para meterlo a barrica el tiempo que ha estado cada partida.

Cosecha 2012: Este Graciano lo hemos criado en barrica durante 4 años.
Cosecha 2014: Esta la hemos criando durante dos años y medio en barrica.
Cosecha 2016: Ha pasado tres meses en depósitos de hormigón y ha estado embotellado ocho meses.

La crianza se realiza en barrica de roble francés nueva y de segundo año.

La elección de esta botella tan especial, la ocasión lo requiere, y en formato Magnum (1,5 litros), tiene mucho sentido para nosotros ya que favorece un envejecimiento del vino más lento y armonioso debido a la mayor capacidad del recipiente. Como resultado obtenemos un vino con una mejor uniformidad y estabilización, así como una mayor y mejor longevidad. El formato es perfecto para conservar vinos de larga guarda.

Bodegas Manzanos - Haro - Azagra - Campanas

Bodegas Manzanos es fruto del traba­jo de cinco generaciones de la familia Fernández de Manzanos, cuya tradición vitivinícola se remonta a 1890.

Bodegas Manzanos da nombre al con­junto de bodegas que mejor represen­ta la identidad de la familia Fernández de Manzanos. Se trata de tres bodegas: Azagra y Haro, en la Denominación de Origen Rioja y Campanas, en la Deno­minación de Origen Navarra. En estas el joven equipo de la quinta genera­ción de la familia elabora los vinos de calidad que ya son aclamados alrede­dor del mundo. Su calidad viene ya determinada por su origen: su propio y extenso viñedo que ellos tratan con el primor del que aprecia la diferencia del fruto de la naturaleza.

El vino ha unido, une y unirá a las personas, a los amigos y a las familias. Eso es lo que ha pasado en la familia Fernández de Manzanos, ya que ha sabido mantener y consolidar esta cultura tan antigua durante más de 128 años. Tras más de un siglo ligada al mundo vitivinícola, la quinta generación de esta familia es la que hoy toma las riendas de Manzanos Wines.

Los hermanos Víctor y David Fernández de Manzanos, junto con la mujer del primero, Laura Mateo, son las caras visibles de la división de vinos de Manzanos Enterprises. Pero, la historia de esta familia se remonta a finales del siglo XIX que, mediante su esfuerzo, su constancia y su saber hacer cultivando viñas y elaborando vinos sentaron las bases del gran grupo bodeguero que es a día de hoy.

Desde la llegada de estos tres jóvenes emprendedores, en menos de cuatro años creció el número de ventas de manera exponencial e incrementamos la presencia en los mercados internacionales llegando a superar los 60 países.

Las bodegas también han sufrido un cambio radical, ya que han pasado de ser edificios antiguos e inutilizados a instalaciones reformadas y llenas de vida. De esta forma, Víctor, David y Laura han conseguido cerrar el círculo iniciado por las anteriores generaciones manteniendo en funcionamiento las bodegas creadas hace más de un siglo.

En el año 2016, Manzanos Wines adquiere las Bodegas Luis Gurpegui Muga y Bodegas Berceo, siendo esta una de las bodegas de referencia de Rioja Alta. Con anterioridad, la familia sumó al grupo su primera bodega Denominación de Origen Navarra, Castillo de Enériz.

El culmen vitivinícola llegaría a comienzos de 2018 con la adquisición de la emblemática marca Siglo de DOCa Rioja y la Bodega Vinícola de Navarra y sus marcas Las Campanas y Castillo de Olite. Estas adquisiones hacen que Bodegas Manzanos consolide su posicionamiento en el top 10 de la DOCa Rioja y en el top 3 de la DO Navarra.

Unos jóvenes, los de esta quinta generación, que han sabido afrontar las adversidades de frente y han consolidado un proyecto de futuro marcado por su carácter emprendedor, su compromiso y su sacrificio. Un trabajo que se ha visto recompensado con el posicionamiento de Manzanos Wines como uno de los grupos referencia en el sector bodeguero nacional e internacional.

HISTORIA

Bodegas Manzanos da nombre al con­junto de bodegas que mejor represen­ta la identidad de la familia Fernández de Manzanos. Se trata de tres bodegas: Azagra y Haro, en la Denominación de Origen Rioja y Campanas, en la Deno­minación de Origen Navarra. En estas el joven equipo de la quinta genera­ción de la familia elabora los vinos de calidad que ya son aclamados alrede­dor del mundo. Su calidad viene ya determinada por su origen: su propio y extenso viñedo que ellos tratan con el primor del que aprecia la diferencia del fruto de la naturaleza.

El vino ha unido, une y unirá a las personas, a los amigos y a las familias. Eso es lo que ha pasado en la familia Fernández de Manzanos, ya que ha sabido mantener y consolidar esta cultura tan antigua durante más de 128 años. Tras más de un siglo ligada al mundo vitivinícola, la quinta generación de esta familia es la que hoy toma las riendas de Manzanos Wines.

Los hermanos Víctor y David Fernández de Manzanos, junto con la mujer del primero, Laura Mateo, son las caras visibles de la división de vinos de Manzanos Enterprises. Pero, la historia de esta familia se remonta a finales del siglo XIX que, mediante su esfuerzo, su constancia y su saber hacer cultivando viñas y elaborando vinos sentaron las bases del gran grupo bodeguero que es a día de hoy.

Desde la llegada de estos tres jóvenes emprendedores, en menos de cuatro años creció el número de ventas de manera exponencial e incrementamos la presencia en los mercados internacionales llegando a superar los 60 países.

Familia Fernandez de Manzanos

Las bodegas también han sufrido un cambio radical, ya que han pasado de ser edificios antiguos e inutilizados a instalaciones reformadas y llenas de vida. De esta forma, Víctor, David y Laura han conseguido cerrar el círculo iniciado por las anteriores generaciones manteniendo en funcionamiento las bodegas creadas hace más de un siglo.

En el año 2016, Manzanos Wines adquiere las Bodegas Luis Gurpegui Muga y Bodegas Berceo, siendo esta una de las bodegas de referencia de Rioja Alta. Con anterioridad, la familia sumó al grupo su primera bodega Denominación de Origen Navarra, Castillo de Enériz.

El culmen vitivinícola llegaría a comienzos de 2018 con la adquisición de la emblemática marca Siglo de DOCa Rioja y la Bodega Vinícola de Navarra y sus marcas Las Campanas y Castillo de Olite. Estas adquisiones hacen que Bodegas Manzanos consolide su posicionamiento en el top 10 de la DOCa Rioja y en el top 3 de la DO Navarra.

Unos jóvenes, los de esta quinta generación, que han sabido afrontar las adversidades de frente y han consolidado un proyecto de futuro marcado por su carácter emprendedor, su compromiso y su sacrificio. Un trabajo que se ha visto recompensado con el posicionamiento de Manzanos Wines como uno de los grupos referencia en el sector bodeguero nacional e internacional.

Bodegas Manzanos Azagra
Manzanos 1890 Rosé

NOTAS DE CATA

VARIEDADES
90% Garnacha – 10% Tempranillo blanco.

VISUAL
Melocotón, pálido.

OLFATO
Recuerdos de fruta roja fresca, aromas florales y pomelo, de intensidad alta y toques especiados.

GUSTO
Intenso, jugoso, fresco, con buen volumen en boca y entrada. Fruta roja y flores con recuerdos a cítricos y un ligero toque mineral al final.

ENVEJECIMIENTO EN BARRICA
2 meses.

TIPO DE BARRICA
Barrica francesa.

Manzanos 1890 Graciano

NOTAS DE CATA

VARIEDAD
Graciano.

VISUAL
Color rojo cereza picota con alta intensidad.

OLFATO
Predomina la fruta negra, especia, incienso, la mermelada de moras, en segundo plano eucalipto, mineral y con hierbas aromáticas.

GUSTO
En boca es intenso, sedoso, largo, con el tanino presente y elegante. Magnífica evolución en botella.

ENVEJECIMIENTO EN BARRICA
40% 2012 con 46 meses en barrica, 40% 2014 con 36 meses de barrica, 20% 2016 con 12 meses de barrica. (Envejecimiento medio en barrica 35 meses).

TIPO DE BARRICA
85% Barrica francesa, 15% Barrica americana.

NOTAS DE CATA

VARIEDADES
90% Garnacha – 10% Tempranillo blanco.

VISUAL
Melocotón, pálido.

OLFATO
Recuerdos de fruta roja fresca, aromas florales y pomelo, de intensidad alta y toques especiados.

GUSTO
Intenso, jugoso, fresco, con buen volumen en boca y entrada. Fruta roja y flores con recuerdos a cítricos y un ligero toque mineral al final.

ENVEJECIMIENTO EN BARRICA
2 meses.

TIPO DE BARRICA
Barrica francesa.

NOTAS DE CATA

VARIEDAD
Graciano.

VISUAL
Color rojo cereza picota con alta intensidad.

OLFATO
Predomina la fruta negra, especia, incienso, la mermelada de moras, en segundo plano eucalipto, mineral y con hierbas aromáticas.

GUSTO
En boca es intenso, sedoso, largo, con el tanino presente y elegante. Magnífica evolución en botella.

ENVEJECIMIENTO EN BARRICA
40% 2012 con 46 meses en barrica, 40% 2014 con 36 meses de barrica, 20% 2016 con 12 meses de barrica. (Envejecimiento medio en barrica 35 meses).

TIPO DE BARRICA
85% Barrica francesa, 15% Barrica americana.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar